981 59 14 42 info@nadiapelaez.es

Trastornos de la Conducta Alimentaria

Los trastornos alimentarios como la anorexia, la bulimia y el comer compulsivamente están asociados a una fijación con el peso que puede provocar alteraciones graves en la alimentación y en las funciones del organismo.

Anorexia nerviosa

El origen de la anorexia puede estar en la percepción de que el propio peso es demasiado alto y la persona intenta someterlo a control. Como consecuencia la persona deja de comer aunque tenga hambre y se empeña en seguir adelgazando, incluso se niega a mantenerse en el peso corporal más bajo. 

Los principales síntomas de la anorexia son

  • Distorsión de la imagen corporal.
  • Percepción deficitaria de la sensación de hambre o saciedad.
  • Sentimientos autodespreciativos.

Se distinguen dos tipos de pacientes con anorexia

  • La anorexia restrictiva se caracteriza por un excesivo perfeccionismo, rigidez, hiper-responsabilidad y sentimientos de ineficacia. En este tipo de anorexia no suele haber vómitos ni uso de laxantes.
  • La anorexia de tipo bulímico en la que son frecuentes los atracones y conductas purgantes (vómitos laxantes y diuréticos) La impulsividad es mayor y también las alteraciones del estado de ánimo y frecuencia de conductas aditivas.

Bulimia nerviosa

Las personas con trastornos bulímicos comen excesivamente, sobretodo alimentos con muchas calorías, frecuentemente con contenidos altos de grasa y carbohidratos. Mientras comen se sienten fuera de control lo que les puede provocar dolor de estómago y temor al aumento de peso lo que puede provocar que se induzcan el vómito o que utilicen laxantes, diuréticos o exceso de ejercicio para deshacerse de la comida de su cuerpo de forma inmediata repitiéndose el ciclo.

Características de la bulimia nerviosa

  • Episodios recurrentes de ingesta voraz.
  • Conductas inapropiadas compensatorias para evitar engordar como vomitar, usar laxantes o medicamentos, ayunar o hacer ejercicio excesivo.
  • La autoevaluación está muy influida por el peso y la silueta.

Según la conducta la bulimia puede ser de dos tipos

  • Bulimia purgante: la persona se empeña en provocarse vómitos, laxantes o diuréticos.

Bulimia no purgante: Para compensar haber comido demasiado la persona ayuna o hace ejercicio en exceso.

Comer compulsivo

Las comilonas son similares a la bulimia pero no son seguidas de purgas ni conductas compensatorias. Los sentimientos de culpa después de la ingesta provocan que la persona repita el comportamiento entrando en un círculo vicioso.

Síntomas de comer compulsivamente

  • Comer muy rápido.
  • Comer hasta sentirse muy lleno.
  • Comer grandes cantidades aunque no haya sensación de hambre.
  • Comer durante todo el día sin planificar las horas grandes cantidades.

Tratamiento psicológico de los trastornos alimenticios

En el tratamiento de los trastornos de alimentación se abordan los problemas psicológicos que se caracterizan por ansiedad, obsesiones, depresión, distorsiones de pensamiento, baja autoestima y falta de autocontrol y los objetivos de la psicoterapia son la orientación educativa, la modificación de la conducta, la modificación de las distorsiones y la adquisición de estrategias y de habilidades de afrontamiento y prevención de recaídas.

La evaluación inicial de la situación de la persona determinará la modalidad del tratamiento pertinente que será adaptado a cada caso en concreto.

Estaremos encantados de atenderle en nuestra Clínica de Psicología en Santiago de Compostela, bajo cita previa.